El cuadro Tricolor encaró ayer el que en el papel era el juego más complicado de la Copa del Mundo de 2014, Brasil estaba enfrente, con su gente