Ideas para decorar el patio en verano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El verano es tiempo de soñar con países lejanos y playas exóticas. Ya lo decía una canción: “Hawái, Bombay, son dos paraísos, que a veces yo me monto en mi piso”. Esto en parte puede ser posible, si dispones al menos de un patio exterior en tu vivienda. Hay infinidad de recursos para decorarlo teniendo en cuenta las dimensiones, el presupuesto y, sobre todo, la imaginación. Puedes elegir el ambiente que más te agrade o combinar diversos estilos. Dividir bien los espacios y elegir muebles ligeros y flexibles son condiciones fundamentales.

Al estilo de Las mil y una Noches

Las mil y una noches

Odaliscas, alfombras persas y aroma a incienso son símbolos del Lejano Oriente. ¿Te fascina el misterio de estas culturas? Pues inspírate en películas como “Pasaje a la India” y convierte tu patio de verano en un oasis. Comienza por adornarlo con faroles orientales, telas multicolores y motivos geométricos. Luego vete a recorrer tiendas de antigüedades. Seguro que encontrarás muebles con formas animales, como cabezas de dragón. Incorpora luces bajas, pantallas shoji y figuras de porcelana y jade. Quedarán bien los frascos de jengibre y las plantas de bambú.

Un Aire Rústico

Un aire rústico

Un truco para dar apariencia rústica a los muebles es pintarlos de color blanco y luego cubrirlos con una capa de betún de Judea. El efecto envejecido que se consigue es muy auténtico. Lo ideal será encontrar una mesa con pie de hierro forjado y colocar encima un cesto con frutos y plantas. Como asientos valdrán unos bancos construidos con troncos de árbol. En las paredes puedes colgar platos de cerámica, utensilios de labranza y ristras de panochas. Una chimenea de piedra en un rincón pondrá un acento bucólico y romántico.

Ambiente Marinero

Ambiente marinero

Tanto en moda como en decoración, el estilo náutico siempre será un clásico. Puedes recrear el ambiente de un pueblo pesquero en tu patio fácilmente con solo algunos muebles de madera o de mimbre más rayas azules y blancas pintadas en las paredes. Los objetos de adorno pueden ser maquetas de barcos, caracolas, conchas y lámparas en forma de faros. Una red de pescar de color rojo añade una nota de color. Cuelga también algún mapa o rosa de los vientos. En el suelo, coloca un ancla semienterrada y algún flotador o neumático que puedes cubrir con cal.

Como una Villa Romana

villa romana

El atrio de la casa romana era el equivalente del patio actual. Para evocar los suntuosos banquetes de los emperadores sólo tienes que reunir unos cuantos elementos en tu patio. Lo primero será una mesa de mármol con bancos alrededor. Coloca unos almohadones sobre ellos y los comensales podrán recostarse, como hacían en la antigüedad. Una alberca o cisterna revestida de mosaico añade autenticidad. Para completar el decorado enciende algunas lámparas de aceite y vístete con una túnica. Tus invitados quedarán encantados.

Armonía Feng-Shui

Armonía Feng-Shui

El concepto Feng-Shui se basa en los vínculos del ser humano con la naturaleza. El equilibrio entre el Ying y el Yang es un factor clave, ya que Yin incluye a la tierra, las plantas, los árboles, las rocas y los estanques. Yang gobierna la casa, la madera, los ladrillos y el resto de construcciones sólidas. El diseño deberá tener formas asimétricas o circulares, evitando las líneas rectas. De esta forma la energía fluye con mayor libertad. Construye senderos de piedra y coloca maceteros con arbustos y plantas coloridas. El agua nunca puede faltar.

Estilo Al-Ándalus

Estilo Al-Ándalus

El palacio de la Alhambra, en el sur de España, puede ser una buena fuente de inspiración para el estilo andalusí. Sus muros albergan un exótico mestizaje entre lo árabe y lo mediterráneo, que puede ser recreado en el patio de una casa. Para sentirte como un sultán sólo necesitas unas columnas de estilo oriental, mosaicos de azulejos andaluces y muebles clásicos con adornos de hierro forjado. Los colores serán anaranjados o arena, en tonalidades suaves. Un complemento muy decorativo son las celosías y mejor aún si llevan entrelazada una enredadera de buganvilla.

Spa Relajante

Spa relajante

La talasoterapia es un método que utiliza las propiedades terapéuticas del entorno marino. En un spa puedes disfrutar de masajes hidrotermales y beneficiosos tratamientos de algas y barro. Pero transformar un patio vacío en balneario no es tan difícil. Si tu presupuesto lo permite, puedes instalar una bañera o pequeña piscina con las técnicas más avanzadas de masaje. Construir un sencillo pilón de piedra o cemento es otra alternativa más económica. Coloca plantas y flores aromáticas alrededor, llénalo de agua con sales marinas…. y sumérgete. Pasarás unos deliciosos días de verano.

La Casa de la Pradera

La casa de la pradera

A los niños les entusiasma jugar con una pequeña casa y si, además, pueden hacerlo al aire libre, será aún más divertido. Si tienes un patio grande o mediano seguro que cabe una casita de madera. Construirla en familia es la mejor opción, aunque también puedes comprarla prefabricada. Una forma para que la casa tenga una estructura estable será clavar algunas maderas en el suelo a modo de cimientos y reforzarlas con cemento. Otra alternativa es sustituir la casita por una tienda de campaña que sea resistente.

Amazonia Tropical

Amazonia tropical

Si lo tuyo son las selvas amazónicas, no necesitas convertirte en explorador. Prueba a colocar unos muebles de madera o rattán en tu patio, cúbrelos con cojines de colores cálidos e ilumina con lámparas colgantes. Con estos elementos ya tendrás un ambiente acogedor. Para crear una sensación tropical pon plantas exuberantes, como palmeras y helechos. La nota salvaje la pondrá un estanque rodeado de piedras, con peces y una pequeña cascada al fondo. Añade un techo de cañizo para el sombrajo y empieza a disfrutar de la naturaleza sin salir de casa.

Cine de Verano

Cine de verano

Las noches de verano son ideales para ver una película, disfrutando de la brisa. Puedes hacer ambas cosas si instalas un cine en tu patio o porche. Para ello prepara el equipo adecuado: reproductor de películas, una pantalla colocada sobre el muro, proyector y altavoces. Si no quieres invertir en tecnología, puedes sacar al exterior un ordenador o una TV. Los asientos pueden improvisarse con mantas o almohadones. Ya sólo falta elegir una buena película y disfrutarla en familia o con amigos. Y si los vecinos protestan por el sonido, tendrás que pensar en invitarles.

Con Información de: Ehow

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¡Únete y recibe el contenido más interesante de EnLaMadre.com
directamente en tu facebook!

En EnLaMadre.com tienes sólo la información más util y fascinante de la red. ¡Dale “Me gusta”!